¿Qué gigantes? dijo Sancho Panza. Aquellos que allí ves, respondió su amo, de los brazos largos, que los suelen tener algunos de casi dos leguas. Mire vuestra merced, respondió Sancho, que aquellos que allí se parecen no son gigantes, sino molinos de viento, y lo que en ellos parecen brazos son las aspas, que volteadas del viento hacen andar la piedra del molino. Bien parece, respondió Don Quijote, que no estás cursado en esto de las aventuras; ellos son gigantes, y si tienes miedo quítate de ahí, y ponte en oración en el espacio que yo voy a entrar con ellos en fiera y desigual batalla.

El ingenioso hidalgo don Quixote de la Mancha. Capítulo VIII

24 may. 2010

Desodorantes y cáncer de mama

No suelo ser de los que reenvían las cada vez más comunes cadenas de correos electrónicos. De hecho la mayoría de las veces que alguien me manda algún correo de este tipo lo suelo borrar sin leerlo. Por eso no estoy al tanto de los últimos rumores y leyendas urbanas que corren por internet. Sin embargo, hace poco alguien me topé de forma más directa con una de estas "noticias", ya que alguien conocido había dejado de comprar desodorantes que contuvieran aluminio porque supuestamente provocan cáncer de mama.

El origen

En la web de rompecadenas se puede encontrar algo sobre el origen del mito. Parece ser que el rumor de que los antitranspirantes causan cancer lleva corriendo por internet desde 1999. A pesar de que la historia ya tiene algunos años, parece ser que ha resurgido últimamente (por lo menos en España) como consecuencia de unas declaraciones que hizo la cantante Luz Casal en 2007, tras superar un cáncer de pecho.

La leyenda urbana, como la mayoría de los rumores que llevan circulando tanto tiempo, tiene varias variantes y achaca a diferentes causas la peligrosidad de los desodorantes "artificiales" -  porque siempre son malas las cosas artificiales, siempre puedes encontrar alternativas "naturales" y más caras. Como sucede con muchas leyendas urbanas, existen diversas variantes, y ha evolucionado en el tiempo según se iba propagando. En la forma más moderna, o por lo menos la que divulgó en su momento Luz Casal, la causa de la toxicidad es el uso como principio activo de sales de aluminio, principalmente clorhidrato de aluminio. En otras versiones de la historia, la culpa es de los parabenos, un grupo de sustancias que se usan como conservantes. La tercera versión que he encontrado atribuye los efectos cancerígenos de los desodorantes al hecho de que, los que son antitranspirantes, bloquean las gándulas sudoríparas de las axilas, provocando la acumulación de toxinas.


El bloqueo de las glándulas sudoríparas

De acuerdo con la versión original de la leyenda urbana los antitranspirantes, al bloquear las glándulas sudoríparas para evitar el sudor, hacen que se acumulen toxinas en los ganglios de las axilas, y esas toxinas aumentarían las posibilidades de desarrollar un tumor. Esta es la versión más endeble y con menos fundamento. La función del sudor es refrigerar el cuerpo, no eliminar toxinas. De eso se encargan el hígado y los riñones, fundamentalmente. El hecho de que se bloqueen las glándulas sudoríparas de las axilas no tiene ninguna consecuencia perjudicial. El cuerpo se puede compensar la falta de sudoración en las axilas transpirando más en el resto del cuerpo, y cualquier sustancia que fuera a ser eliminada por las glándulas de las axilas será transportada por el torrente sanguíneo a otras zonas del cuerpo donde pueda ser secretada.


Parabenos

Como ya he mencionado, los parabenos son un conjunto de sustancias que se usan en cosmética como conservantes. De acuerdo con algunas versiones de esta leyenda urbana, estos algunos de estos conservantes (recordemos que es un grupo de sustancias, no sólo una) serían los causantes de una mayor probabilidad de desarrollar cáncer de mama. Esta versión está algo más fundamentada. En 2004 apareció un artículo de investigación(1) y un artículo editorial(2) donde se detallaba el hallazgo de parabenos en 20 muestras de tumores de mama. Los autores, sin embargo, sólo analizaron muestras de tumores, por lo que no sabemos si las concentraciones en pacientes sanas sería menor. Tampoco pudieron establecer que los parabenos fueran la causa o contribuyeran al desarrollo del tumor, simplemente determinaron que estaban allí. De hecho, incluso algunos de los datos obtenidos fue lo bastante sospechoso como para que los propios autores del artículo sospecharan que podría haber habido algo de contaminación en los resultados(3). Los parabenos han mostrado una ligera acción estrogénica en experimentos in vitro y en ratas, aunque a un nivel muy reducido y su efecto in vivo tan débil que no parecen representar ningún peligro(4).


Desodorantes con aluminio

La tercera variante achaca la toxicidad de los antitranspirantes a los compuestos de aluminio que contienen. Los compuestos de aluminio son el principio activo de los antitranspirantes: su función es bloquear de forma temporal las glándulas sudoríparas para evitar la transpiración. Esta variante posiblemente se originó a raiz de la publicación de un artículo(5) en el que se especula con la posible relación del aluminio de los antitranspirantes con un exceso de tumores en el cuadrante superior externo. Curiosamente, la autora de este artículo es la misma que había lanzado la teoría de los parabenos un año antes. Esta publicación venía a dar apoyo a las conclusiones de otro trabajo anterior(6) que concluía que las mujeres que usaban desodorantes al tiempo que se depilaban las axilas con cuchillas y usaban desodorantes eran diagnosticadas antes de cáncer de pecho. Este estudio fue contestado, apuntando que, dado que no se había un grupo de control, era posible que lo único que hubieran detectado los autores fuera que las mujeres jóvenes usan desodorantes con mayor frecuencia(3).


Evidencias

El estudio epidemiológico más completo que se ha realizado para determinar si existe alguna relación entre el uso de desodorantes(7) estudió los historiales de 813 mujeres con cáncer de pecho y 793 sanas, no encontrando ningún tipo de relación entre el uso de antitranspirantes y la probabilidad de contraer cáncer. En general, las revisiones que se han hecho de los artículos publicados(8) llegan a la misma conclusión: que no existe ninguna evidencia de que haya una relación causa-efecto entre el uso de desodorantes y la probabilidad de desarrollar cáncer de mama. Los trabajos que apuntan en esa dirección no son, en el mejor de los casos, concluyentes, y en muchas ocasiones tienen fallos metodológicos. En el caso de los parabenos, sí se sabe que tienen un efecto estrogénico en estudios in vitro, pero no está claro que sean capaces de ser absorbidos por la piel, y desde luego, su actividad es extremadamente débil y no se considera que pueda ser causa de ningún problema.

Mientras tanto, las compañías que venden desodorantes "naturales" hacen su agosto vendiendo sus productos a precios bastante más elevados, alentados por la ola que desde hace un tiempo relaciona lo artificial con lo malo y que defiende que hay que evitar las cosas que tienen química (¿qué es lo que no tiene química?). Actualmente la Food and Drug Administration (FDA) americana no encuentra ningún indicio de que haya ningún problema con los desodorantes que se encuentran en el mercado.

Así que ya sabéis, si os canta el alero, una buena rociada de desodorante es totalmente segura, que no es plan de ir oliendo a tigre.


Referencias

1Concentrations of Parabens in Human Breast Tumours. P.D. Darbre, A. Aljarrah, W.R. Miller, N.G. Coldham, M.J. Sauer y G.S. Pope1. Journal of Applied Toxicology (2004) 24:5–13
2Significance of the Detection of Esters of p-Hydroxybenzoic Acid (Parabens) in Human Breast Tumours. Philip W. Harvey y David J. Everett. Journal of Applied Toxicoly (2004) 24:1–4
3Letter to the Editor. A.M. Jeffrey y G.M. Williams. Journal of Applied Toxicoly (2004) 24:297–306
4A Review of the Endocrine Activity of Parabens and Implications for Potential Risks to Human Health. R. Golden, J. Gandy, G. Vollmer. Critical Reviews in Toxicology (2005) 35:435–458.
5Aluminium, antiperspirants and breast cancer. P.D. Darbre. Journal of Inorganic Biochemistry (2005) 99:1912–1919
6An earlier age of breast cancer diagnosis related to more frequent use of antiperspirants/deodorants and underarm shaving. K.G. McGrath. European Journal of Cancer Prevention (2003) 12(6):479-485
7Antiperspirant Use and the Risk of Breast Cancer. D.K. Mirick, S. Davis, D.B. Thomas. Journal of the National Cancer Institute (2002) 94(20):1578-1570
8Safety assessment of esters of p-hydroxybenzoic acid (parabens). M.G. Soni, I.G. Carabin, G.A. Burdock. Food and Chemical Toxicology (2005) 43:985–1015

6 comentarios:

Mikeollie dijo...

"porque siempre son malas las cosas artificiales, siempre puedes encontrar alternativas "naturales" y más caras"

Es un tópico que impregna la psicología de las multitudes generalizándolo todo, cualquier cosa en la que haya intervenido el hombre es "mala".
Me recuerda a otras frases tipo:
- "La naturaleza es sabia", o la que has señalado tú, "eso lleva química".

Hace tiempo vi un documental que echaron en tve2 en la que se señalaba a un estudio que indicaba que la gran diferencia entre el número de casos registrados de cáncer de mama en la generación de nuestras abuelas y la de nuestras madres, podría deberse al material del que se hacen las tetillas de biberón. No sé que trascendió de dicho estudio, no he vuelto a escuchar nada al respecto.

Javi dijo...

Es la primera vez que escucho eso, pero me parece mucho más plausible pensar que antes el cáncer de mama casi no se podía detectar. Nuestras abuelas simplemente se morían y nadie sabía muy bien de qué. Eso por no decir que la esperanza de vida era menor, así que la probabilidad de morirte de otra cosa antes de tener cáncer era mucho mayor. De todas formas, a ver si busco algo sobre lo de las tetillas.

Perico dijo...

Pienso que se tiene que tener mucho cuidado con las ponzoñas que nos damos en la piel. La piel no es algo impermeable que nos protege e impida pasar. Por la piel expulsamos muchas toxinas y muchas toxinas pueden entrar por la piel.
Si hueles a sudor, es olor natural. Si hueles a ponzoña...¿que ponzoña sera?.

Muchas enfermedades están entrando por productos químicos a trabes de la piel y nadie dice nada. Mañana escucharemos algo. Pero tener cuidado con lo que os aplicáis a la piel.

Anónimo dijo...

"porque siempre son malas las cosas artificiales, siempre puedes encontrar alternativas "naturales" y más caras"

terapia de pareja dijo...

Hola¡ Muy interesante revisión, me parece que manejas con cuidado la información y buscas ser imparcial. Sin embargo, ya van a ser casi 6 años de la revisión que hiciste y se han encontrado más evidencias en favor de que los productos derivados del petroleo y químicos son precursores del cáncer, no solo de mama, sino de otros tipos. Al menos en el caso de los parabenos, se han regulado en productos tales como bloqueadores solares. En México la marca Avene y otras señalan que sus productos no tienen parabenos, que suelen filtrarse al torrente sanguíneo.

Saludos cordiales¡

Contramolinos dijo...

@terapia de pareja,

"derivados del petróleo y químicos" es básicamente cualquier producto químico. Que una marca se anuncie como "libre de X" no significa nada más que ese reclamo les hace vender más.

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tu contribución.

Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-Noncommercial-Share Alike 3.0 Spain License.

|